Sero

Donde da la vuelta el viento

Transformación
Somos creadores de nuestro destino, estamos transformándonos todo el tiempo, convirtiéndonos en ruinas que se levantan y erigen; nos erosionamos y fragmentamos: cada trozo, cada trazo, cada leve roce del viento y polvo, nos desfigura, nos configura. Somos rastros de rostros que enredados juegan a bailar y disolverse por la calle, entre charcos y muros: recorriéndonos nos destruimos, escupimos nuestra mediocridad.