Sonia de Viana

La Lata de Cascorro

LLamas

Adecuando la idea al lugar, y oponiendo el espacio a la idea, adaptamos el enrejado de forja tradicional de la puerta de un antiguo restaurante de gallinejas y entresijos madrileño a su actual y reciente identidad: un bar rockero y artístico marcado por el rojo, el negro y el blanco. El Rastro está sufriendo el mismo proceso de gentrificación que el resto del centro de la ciudad y, si no podemos luchar contra ello, al menos dejaremos constancia de nuestra voluntad de seguir habitándolo como queremos: ¡Viviéndolo!